La recuperación en NA

En

N.A.    hemos    aprendido    que    la    enfermedad    emocional    es    causada    por    el    egoísmo    que    mantiene    a    una    persona    en    una    continua    preocupación    por        misma,    lo    cual    le    impide    adquirir    la    habilidad    de    amar    y    por    consiguiente,    no    disfruta    de    emociones

sanas.

Algunas

manifestaciones    de    la    enfermedad    son:    Miedo,    soledad,    angustia,    desesperación,    mal    carácter,    depresión,    irritabilidad,    insomnio,    compulsiones    y    algunas

más.

La

enfermedad    es    progresiva    si    no    se    atiende    y    provoca    un    gran    sufrimiento    a    quien    la

padece.

En

ocasiones    se    buscan    fugas    para    evitar    este    sufrimiento    y    también    se    huye    de    la    relación    con    otras

personas.

Otras

características    importantes    de    la    enfermedad    son    las    actitudes    de    autocompasión,    resentimiento,    intolerancia    e

insatisfacción.

Muchas

veces,    al    tratar    de    encontrar    una    solución    para    resolver    el    problema    que    la    enfermedad    plantea,    se    llega    sólo    al    fracaso,    porque    se    intentan    acciones    que    no    dan    resultado,    como    son:    El    cambiar    de    casa,    buscar    diversiones,    hacer    compras    irrazonables,    cambiar    de    empleo,

etcétera.

La

mayoría    de    las    veces    no    se    obtiene    mejoría    porque    no    llegamos    a    entender    que    la    enfermedad    emocional    es    una    enfermedad

espiritual.

Decimos

esto,    porque    está    localizada    en    nuestros    pensamientos,    sentimientos    y

actitudes.